Nº 301  2ª Etapa  |  Director: Juan E. Iranzo  |  19/12/2018

Las Kettle Chips llegan para quedarse

Nacieron en Oregón (Estados Unidos) en 1978 de la mano de Cameron Healy, un apasionado de ofrecer productos naturales y de alta calidad y acaban de llegar a España con vocación de quedarse. Se trata de las Kettle Chips, unas patatas fritas divertidas y con un packaging espectacular, presentadas en una amplia gama de sabores.

Cameron se lanzó a la carretera en una vieja furgoneta para vender queso y nueces tostadas en tiendas de comida natural. Pero un año más tarde, probó las delicias de las patatas fritas caseras en una playa hawaiana y eso lo cambió todo. Porque de inmediato decidió experimentar sistemas de producción para renovarlas por completo ya a partir de los años ochenta.


La pasión de los británicos por las patatas fritas

Poco después, mientras recorría Europa en moto, Cameron descubrió el amor de los británicos por las patatas fritas, lo que le llevó a establecer Kettle Foods en el Reino Unido, primero en Norfolk para estar lo más cerca posible de los productores de patatas y posteriormente en Norwich.

A finales de los ochenta, Cameron contactó con el chef Chris Barnard, quien empezó a crear recetas complementarias para las patatas fritas utilizando los mejores ingredientes. A partir de ese momento, comenzaron a comercializar las patatas por toda Europa a través de importadores y distribuidores de comida Premium.

Nació, por ejemplo, ya en 1997, uno de sus iconos, la variedad Sal Marina y Vinagre Balsámico, reinventando un clásico británico. Y poco después, crearon una gama especial en el continente incluyendo nuevos condimentos como Sal Marina, Romero y Ajo.


Unas chips cada vez más Premium

A pesar de un incendio que asoló sus instalaciones en 2005, Kettle Foods recuperó rápidamente el ritmo y amplió sus puntos de venta en Europa para unas patatas cada vez más premium.

Desde 2016, el nuevo chef es Phil Hovey, quien ha ido introduciendo propuestas más apegadas al gusto del Sur de Europa, como el condimento de sal Marina y romero.

Las patatas fritas son un fenómeno mundial y en su versión chips no conocen de fronteras. Kettle Chips son una propuesta Premium para todos los gustos, una bocanada de aire fresco, colorista y divertido para un mercado español en el que abundan los competidores excelentes.

Rafael Ansón

Compartir

Ver todos
Otras Recomendaciones
 
 

PUBLICIDAD